Fitosanitarios

Es muy importante aplicar tratamientos preventivos ecológicos contar plagas y hongos. Con una simple aplicación preventiva cada 10 o 15 días nos curamos en salud de recibir visitas inesperadas. Un tratamiento muy utilizado para evitar las plagas es el ACEITE DE NEEM o EXPELEX (piretrinas), son productos totalmente ecológicos y que podemos utiliz...

Es muy importante aplicar tratamientos preventivos ecológicos contar plagas y hongos. Con una simple aplicación preventiva cada 10 o 15 días nos curamos en salud de recibir visitas inesperadas. Un tratamiento muy utilizado para evitar las plagas es el ACEITE DE NEEM o EXPELEX (piretrinas), son productos totalmente ecológicos y que podemos utilizar incluso en floración avanzada. Para prevenir las infecciones de hongos se usa mucho la COLA DE CABALLO o TIKI MOI FUNGI, ambos tratamiento son 100% ecológicos y se pueden aplicar en floración avanzada sin problemas. En casos que una plaga u hongo estén muy desarrollados en el cultivo, es posible que los tratamientos ecológicos no den el resultado esperado y haya que aplicar algún fitosanitario con base química para erradicarlo rápidamente y con garantías. Disponemos de productos más agresivos para estos casos.

Más

Fitosanitarios  No hay productos en esta categoría.

Subcategorías

  • Lucha Biológica

    La lucha biológica contra plagas consiste en utilizar otros insectos depredadores cultivados en granjas preparadas para que devoren o parasiten las plagas maliciosas de las plantas cultivadas (como por ejemplo mariquitas, mantis relijiosa, arañas...)

    Dependiendo del tipo de plaga deberemos utilizar un depredador específico.

    Los beneficios de la lucha biológica son multiples, ademas de ser más efectivos que los fitosanitarios, ya que muchas plagas pueden incluso acostumbrarse o tolerar ciertos insecticidas:

    - Los depredadores naturales trabajan durante toda la duración cultivo.
    - Se evita problemas de resistencia de huevos y larvas.
    - Se eliminan los tratamientos químicos, obteniendo un mayor vigor del cultivo y mayor producción.
    - Menos riesgo para nuestra salud, ya que el producto que consumimos está libre de resíduos.

  • Mohos y Hongos

    Una infección por hongos puede mandar al traste nuestra cosecha.

    Suelen aparecer en condiciones de poca higiene y con humedades altas. En esta sección encontraréis multitud de fungicidas tanto preventivos como curativos, de amplio espectro o específicos para cada tipo de patógeno. Los fungicidas de síntesis química suelen ser más efectivos mientras que los biológicos son más respetuosos con el medio ambiente.

    También existen diferentes productos que preveen y protegen los cultivos contra estas infecciones, la mejor opcíon para evitarnos problemas mayores una vez tengamos el cultivo en estado avanzado.

    Los hongos más comunes que puede cojer nuestro cultivo de cannabis son el mildiu, el oidio y la botritis. Los dos primeros no son muy dañinos para las plantas pero debemos tratados, en caso contrario, podriamos podria tener repercusiones más serias. En cambio la botritis es uno de los hongos más temidos por los cultivadores, ya que es muy destructivo y de rápida propagación, debemos reconocerlo y tratarlo con la mayor rapidez posible.

  • Plagas

    A lo largo del cultivo es fácil que tengamos la visita de alguna plaga, a las cuales les favorece la falta de humedad, exceso de temperatura (condiciones idoneas para su ràpida propagación) en el cultivo de interior, porque en los cultivos de exterior y guerrilla coger una plaga está a la orden del dia y es practicamente inevitable.

    Es importante ojear minuciosa y periódicamente las plantas y sus hojas, tanto por la parte superior como inferior de la hoja para detectar lo antes posible cualquier plaga. Ante la duda de si tenemos plaga o no, podremos utilizar microscopios o lupas de mano, ya que a simple vista son difíciles de detectar y clasificar.

    Las plagas más comunes en los cultivo de cannabis interior son los trips, pulgón, araña roja (una de las más difíciles de erradicar), mosca blanca, mientras que en cultivo de exterior o guerrilla además de las nombradas anteriormente, debemos sumarle la cochinilla, el pulgón y las orugas (dificiles de detectar por sus tonos verdes). Hay unas plagas más dañinas que otras pero todas deben ser detectadas y tratadas con rapidez, de lo contrario, podrian llegar las plantas en muy mal estado en un tiempo record.

    Existen tratamientos preventivos que repelen los insectos, o curativos si es que la plaga ya se ha asentado en el cultivo. Se aconseja utilizar tratamientos ecológicos pero en algunos casos no hay más remedio que utilizar algún producto químico junto con algún mojante (potenciador de insecticida) dependiendo de hasta qué punto se ha desarrollado la plaga y en que fase del cultivo nos encontremos.